Blog

The Lady of Fantasy partió el 22 enero de 2018 en ansible rumbo a sus Países Imaginarios

Úrsula K. Le Guin

1929 – 2018

En los finales de enero de 2018, pleno invierno boreal y verano austral, hemisferios ambos en que sus millones de seguidores lo lamentaron, Úrsula Kroeber Le Guin dejó esta vida con destino a los mundos Imaginarios creados por su fabulosa fantasía. ¿Qué cuáles? Los descriptos en Países Imaginarios (Orsinian Tales), las sagas de Terramar, el Ekumen, la Costa Occidental, los mundos Hainish, Omelas, y tantos otros surgidos de su fértil imaginación.

¿Y por qué en ansible? Bueno, porque nadie mejor que ella para emplear ese artilugio que permite salvar tiempo y espacio -no me pregunten cómo- y que a partir de haberlo creado en sus relatos, fue una metodología indispensable para recorrer distancias enormes en forma instantánea. Todos los autores que luego lo utilizaron contrajeron con Le Guin una deuda imperecedera.

Notas periodísticas en todo el mundo reflejaron la desazón de quienes la consideraban la máxima exponente femenina de la ciencia ficción y la fantasía en lengua inglesa, narradora, poeta y ensayista que trascendió los límites de esos géneros para imbricarse en el mainstream de la literatura en general. Algunas de esas notas pueden verse al pie de ésta. Muchos escépticos de la fantasía y la ciencia ficción (géneros a los que la propia Le Guin y su hermano consideraban “cursis” en la adolescencia) reconocían que “¡Ah, pero Le Guin es otra cosa”, como en su momento lo habían dicho de Bradbury y otros genios.

Le Guin fue pionera en la creación de personajes con carnadura, psicología y profundidad que trascendían a los estereotipados protagonistas del space opera. Más que la ciencia “dura” del género, le preocupaban las ciencias “blandas”, las ciencias humanas y sociales, al punto de considerársela maestra de la “antropología ficción”.

El feminismo, las cuestiones de género y transgénero, el anarquismo y los sistemas políticos y sociales, el destino, la ambigüedad, las filosofías orientales, especialmente el taoísmo, la distinción -muchas veces aparente- entre ciencia y magia, fueron preocupaciones subyacentes en sus textos. Y también fue pionera en la introducción en el mundo anglosajón de la literatura fantástica en castellano, especialmente la de Jorge Luis Borges, y de la poesía, particularmente la de la argentina Diana Bellesi, a quien tradujo y con la que escribió un poemario en conjunto.

Más que abundar en nuestros comentarios, sugerimos a nuestros amigos visitar los siguientes links para encontrar más información:

También nuestros amigos pueden encontrar información sobre las obras que disponemos en nuestro catálogo clickeando en Obras de Úrsula K. Le Guin 

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>